Un nuevo rumbo para el libro final

El tercer y último libro de El Legado de la Profecía ya cuenta con nueve capítulos y unas 40.000 palabras. Muchas, pocas... no lo sé. el caso es que, a medida que he ido avanzando me he dado cuenta de una cosa: tengo muchos frentes abiertos e historias que entran en un segundo plano y que creo no podrán tener hueco dentro de este último volumen. ¿La razón? Nos iríamos a un libro de más de mil páginas, y eso es algo inviable.


Ha habido gente que me ha dicho que lo divida en dos, pasando a formar la saga cuatro libros en lugar de ser una trilogía. He sopesado la idea, pero no me parece justo ni coherente. Desde un principio quise que este proyecto fuese una trilogía y he de ser consecuente con mis ideas, con mi planificación y con el sentido común. No quiero aprovecharme de los lectores que han depositado en mí su confianza durante tanto tiempo y que esperan que con este tercer libro llegue en ansiado final. De modo que tranquilos, no habrá tetralogía.

Sin embargo, he estado pensando mucho en todo ese material que se queda fuera de la saga, historias muy interesantes a mi juicio que no tienen su oportunidad debido al enfoque de la trilogía. Son historias que, si bien son apasionantes, ralentizarían el ritmo de la historia y, en algunas momento, no la aportarían nada. ¿Qué hacer con ello? Pues he decidido irlo publicando en este espacio, a modo de pequeños spin off que enriquecerán la historia principal sin necesidad de "obligar" al lector a leerlo si no quisiera, o a hacerlo si quisiera profundizar más en la historia y en los personajes secundarios que aparecen en los libros, pero que no adquieren el protagonismo y la relevancia de los principales. Así pues narraremos, entre otras historias,  la invasión que sufre Asuryon por parte de los elfos oscuros, justo en el momento en el que Célestor y Élennen huyen de la isla, una resistencia liderada por Éldor, el capitán de los Cazadores de las Montañas de Asuryon.

Como podéis ver, y como ya conocen aquellos que se han leído los dos primeros libros, hay mucho frente abierto, mucha trama y subtrama que parece complicar la historia. La realidad es que se ha abierto el abanico al máximo y ahora toca ir cerrándolo para que, todas esas subtramas, acaben en una única línea argumental, que es la que realmente los conecta a todos. Mi manera de escribir, hasta ahora era la de seguir el índice de capítulos que aparecen en los libros, saltando de una historia a otra. De momento me ha ido bien y se me ha hecho muy ameno, pero en este tercer libro la cosa está resultando demasiado complicada, haciendo que me tenga que detener en cada capítulo para meterme dentro de esa historia, ambientarme y retomar el hilo. Esto supone pequeños cortes de inspiración que me ralentizan y me impiden avanzar tanto como quisiera. Ha llegado la hora de aplicar un cambio.

Mi intención no es otra que la de coger una trama y acabarla, luego otra y otra... Así hasta dejar todo resuelto. Me salgo de mi forma habitual de escribir para conseguir un acabado mejor y más coherente con este libro (es la resolución de la saga, merece la pena detenerse y pensar un poco para que quede lo mejor posible). Mi intención no es otra que dejar todos los cabos bien atados para que el lector no acabe notando que hay capítulos y tramas más interesantes que otras, sino que todo adquiere importancia a medida que se avanza hacia el final. Esto dotará a la novela de un peso mayor y una consistencia acorde a la importancia que adquiere la misma.

Estoy seguro que con estas nuevas iniciativas todos acabaremos muy satisfechos con el resultado final, yo por lo menos. Del mismo modo, estoy convencido de que podré avanzar mucho más rápido, y divertirme más escribiendo este último libro, y eso seguro que quedará reflejado en la novela. ¡Al fin y al cabo, es la que más ganas tenía de escribir!
Compartir en Google +

Sobre Abel Murillo

Abel Murillo.
Presidente de la Asociación Cultural Lupus in Fabula (@AC_LiF).
Organizador del Festival de Fantasía de Fuenlabrada (@FFF_Fuenlabrada).
Autor del Legado de la Profecía (@LegadoProfecía).
    Comentario blogger

0 comentarios:

Publicar un comentario