Lánzolt Hijo de Zéldolt


Ilustración de Nacho Tenorio
La historia de Lánzolt está marcada por la tragedia y por los golpes del destino.
Hijo de uno de los caballeros más poderosos del reino de Páravon, el joven Lánzolt se crió bajo la tutela de los mas grandes maestros en el arte del combate junto con Dúnel, por aquél entonces Príncipe de Páravon.

Lánzolt Hijo de Zéldolt
Su padre, Zéldot, era la mano derecha de Dúbledor, padre de Dúnel y soberando del reino de los caballeros. Ambos lograron grandes hazañas juntos, ganándose el respeto de los demás caballeros y del propio pueblo. Pero la desdicha cayó sobre Zéldolt, y perdió la vida en combate en una emboscada que los krul, los pérfidos hombres bestia del bosque de Drawlorn, les habían tendido. La madre del joven Lánzolt sucumbió a la pena y a la tristeza muriendo pocos meses después de su marido. Lánzolt quedó huerfano a la edad de 13 años.
El Rey Dúbledor lo acogió como si de un hijo se tratase y le dió la misma educación que a Dúnel, criándose ambos jóvenes como si de hermanos se tratara. Pero mientras que el joven príncipe de Páravon demostraba más cabeza y serenidad, Lánzolt era impulsivo y violento.
Tras la muerte del rey y coronado Dúnel como nuevo monarca, se le otorgó la capitanía de la Orden del Dragón Rojo, siendo el mariscal más joven de las órdenes de caballería de Páravon. Se transladó a Búrdelon, una ciudad conflictiva y casi desamparada del reino y logró reducir la tasa de criminalidad al 0%. Pero se le acusó de utilizar métodos extremadamente violentos y crueles con los malechores. Se llegó a decir que Lánzolt utilizó el terror psicológico como arma contra todos los indeseables, y que empaló vivos a todo aquellos que osaban perturbar la paz de su ciudad, sembrando un auténtico bosque de los horrores a la entrada de Búrdelon, donde exhibía a sus ajusticiados.
Cuando conoció a Lady Kathline, el temperamento del Lord Comandante se suavizó. La dama dejó su puesto en la corte de la Reina Danéleryn y marchó junto con su amado al castillo de Búrdelon. El equilibrio de Lánzolt depende de Kathline.
Compartir en Google +

Sobre Abel Murillo

Abel Murillo.
Presidente de la Asociación Cultural Lupus in Fabula (@AC_LiF).
Organizador del Festival de Fantasía de Fuenlabrada (@FFF_Fuenlabrada).
Autor del Legado de la Profecía (@LegadoProfecía).
    Comentario blogger

0 comentarios:

Publicar un comentario